Al vehículo transformado a gas GLP se le instala una boca de carga con tapa normalmente en un lateral del vehículo. 

Este vehículo arranca en gasolina y no pasa a gas hasta que el motor alcanza una temperatura de unos 40º (tarda un minuto). A partir de ese momento puede circular indistintamente con gasolina o gas seleccionándolo a través de un conmutador que se instala en el salpicadero, una operación que se puede realizar tanto con el vehículo parado como circulando. 

En el caso de que el GLP se agote, el motor pasaría a alimentarse de gasolina de manera automática. Ante esta situación, se enciende un aviso de un indicador visual y acústico para avisarnos de que el gas se agota.

Llama y solicita una cita. Consulta para tener tu presupuesto exacto y benefíciate de nuestras ofertas en motores y financiación sin intereses.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted